Pequeña historia de un plantador de casas

Ilustrado por Roberta Bridda

Pau y su familia vivian felices en una casa hecha de encinas hasta que un día un incendio arrasó el bosque.

Gracias a la lluvia que empezó a caer de golpe, la casa se salvó en el último suspiro.

Ese otoño cada uno de los hijos de Pau plantó un puñado de bellotas para construirse su propia casa. Y los amigos de los hijos también plantaron, y los hermanos de los amigos también…

Y así, poco a poco el bosque quemado volvió a ser verde de nuevo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar